jueves, 25 de diciembre de 2008

UN REGALO PARA JESÚS

Acabo de recibir una llamada, la de mi hermana y colaboradora de este blog, Flor Checa, para decirme que desea compartir este mensaje con todos las amigas y los amigos que tienen la generosidad y paciencia de visitarme. Con todo amor y cariño:

UN REGALO PARA JESÚS

Querido Jesús, he visto por todas partes comprar regalos para mucha gente, he visto los mercados llenos de personas buscando el pavo, el panetón y el chocolate; los he visto tan preocupados envolviendo sus regalos, tratando de regalar lo mejor a quienes aman y procurando preparar la mejor cena. Pero, con mucha pena, he observado que muy pocos o casi nadie pensó en Ti que eres el que cumple años; que eres el motivo de esta Fiesta Navideña. Siento tristeza porque creo que muchos se olvidaron de Ti. Porque talvez no hubo un regalo para Ti en el árbol.

Por esa razón, te escribo ahora; para pedirte perdón por la incomprensión de los hombres que convirtieron tu nacimiento en una fiesta de regalos, pavo y chocolate; sin entender que al venir al mundo, te convertiste en el regalo perfecto de Dios Padre para la humanidad, aquel regalo que llegó al mundo en un humilde pesebre a pesar de ser el Hijo de Dios, vivió entre nosotros y lo único que nos dio fue Su amor. Es el regalo que trajo la salvación al mundo, un regalo envuelto en papel salpicado con tu sangre; este regalo te costó un precio altísimo, te costó la propia vida y lo tuviste que comprar en la cruz del calvario, sólo por una razón: por Tu infinito amor a nosotros.

Por eso vengo ahora, a darte gracias por todo lo que significas para nosotros, porque fue tal Tu amor que no escatimaste tu propia vida para salvarnos; vengo ahora a pedirte que toques nuestros corazones para que dejemos todo aquello que es pasajero, que se acaba o que se pierde; para ponerte a Ti querido Jesús, que eres eterno y nunca dejará de amarnos, en el mismo centro de nuestros corazones y recibirte como el regalo perfecto: nuestro UNICO Y SUFICIENTE SEÑOR Y SALVADOR.

Este es mi regalo Jesús, entregarte mi vida, que para muchos puede parecer poca, pero para ti es tan valiosa que entregaste la tuya, Tu vida, a cambio de la mía, con el fin de que un día pudiera yo estar disfrutando de ese lugar en el cielo que Tú preparaste para todos tus hijos, para los que te aman y te siguen.

Con todo mi amor

Flor Checa




El Sonido del Silencio - Alex Campos

No hay comentarios.: